miércoles, 2 de abril de 2014

RELAJACIÓN EN EL ESTUDIO


Esta presentación recoge algunas técnicas muy sencillas que se pueden poner en práctica para relajarse en el estudio.La preparación de exámenes suele provocar inquietud y  nerviosismo, por lo que es importante aprender a relajarse para controlar nuestra mente.
Estas son unas sencillas técnicas de iniciación que te permitirán entrenarte. Ten en cuenta que relajarse es un proyecto a largo plazo y que deberás practicar cada día.



sábado, 29 de marzo de 2014



DÍA INTERNACIONAL DEL SÍNDROME DE DOWN

En diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas  designó el 21 de marzo como el Día Internacional del Síndrome de Down.
"Con esta celebración, la Asamblea General quiere aumentar la conciencia pública sobre la cuestión y recordar la dignidad inherente, la valía y las valiosas contribuciones de las personas con discapacidad intelectual como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades. También quiere resaltar la importancia de su autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones."


Con este motivo, quiero hacer un homenaje a las personas que padecen este síndrome.


Día internacional del síndrome de Down

miércoles, 26 de marzo de 2014

DÁNDOLE VUELTAS A LOS

 DEBERES


A propósito de los deberes se han escrito ríos de tinta. De los deberes de los alumnos. Y no me refiero a los "deberes" que impica la convivencia escolar, sino a las tareas que les son encomendadas para trabajar en casa.

Después de la lectura de un artículo publicado en la prensa, cuyo autor, en el rol de padre, se manifiesta en contra de los deberes, me vienen algunas reflexiones a la mente:

Los deberes son de los hijos, no de los padres. Los últimos deben velar para que éstos tengan su espacio y su momento para realizarlos, y proporcionarles los medios que precisen.

Estas tareas que los escolares realizan en casa, afianzan destrezas y conocimientos, desarrollan la autonomía y el esfuerzo (el gran olvidado) y la resposabilidad 

No todas las tareas que el alumno debe realizar son atractivas e interesantes. Algunas pueden resultar más tediosas por lo mecánico de su ejecución, como la copia, por ejemplo; pero son necesarias para adquirir destrezas. Mejorar la grafía, cuidar la presentación de un escrito, seguir instruccionres, etc, les proporcionan unas habilidades que son la base de muchos apendizajes.

No creo en absoluto que les hablemos a los alumnos más de sus deberes que de sus derechos, como expone el autor del artículo. No creo que sea excluyente la obligación de los deberes con el derecho a disfrutar de otras actividades y del tiempo libre.

 La obligación nos desarrolla el sentido de la responsabilidad y el esfuerzo y nos proporciona la satisfacción del deber cumplido en el que las cosas bien hechas, bien parecen.

 


  •  

     

viernes, 7 de marzo de 2014


                     PIRUETaS

Empieza la clase un día más. Hemos preparado las actividades y los materiales de trabajo, siempre pensando en la forma de ayudar a nuestros alumnos a superar sus dificultades.

Lo primero es la actitud que nos encontramos: la dilación para abrir el cuaderno, coger el bolígrafo, escribir la fecha...
Luego está (más bien, no está) la tarea que debían realizar en casa y que entorpece llevar a cabo aquello que se había planificado para esa sesión.
El desinterés continúa...las manos en los bolsillos, el murmullo, las interrupciones...


Es posible que la realidad de la escuela siga alejada de la realidad de los escolares, y que en el trabajo diario en las aulas sea escaso el papel protagonista del alumno en su proceso de aprendizaje. Sin embargo, sí observo a un número importante de profesores que se esfuerzan por conectar con los intereses de sus alumnos y que ofertan actividades atractivas y contextualizadas.
Además, en un entorno rural y pobre culturalmente en el que esos intereses son escasos y llimitados, es la escuela quien debe compensarlo abriendo nuevos horizontes en los alumnos.


Pero el resultado es, a veces, desalentador. Cada día se repite. Un grupo de alumnos que se aburre sistemáticamenrte, que trabaja poco en clase y sin entusiasmo, que se niega a realizar las tareas en casa...

Y me pregunto: ¿Cuál es la pirueta de circo que un profesor debe hacer para despertar el interés por aprender en sus alumnos?
O quizás la pregunta sea en qué momento no se ha sabido inculcarles el valor del esfuerzo.